Los abogados defensores de Austin discuten pruebas de sangre DUI (Conducir en estado de ebriedad) en Texas

Si ha sido arrestado por conducir en estado de ebriedad, probablemente comprenda ya la gravedad de su situación. Si no, lo hará muy pronto. Las autoridades de Texas desperdician poco de la inversión de los contribuyentes cuando se trata de enjuiciar y procesar a los infractores de DUI. Si se le aplica o se le solicita un análisis de sangre, usted deberá decidir su destino con bastante rapidez, lo cual, en las condiciones incorrectas, puede ser costoso.

Para defenderse eficazmente de los cargos y evitar la pérdida de libertades que todos disfrutamos a diario, llame a los abogados defensores de cargos por conducir en estado de ebriedad en Austin en Peek & Toland. Nuestra amplia experiencia en la corte, la comprensión a fondo de los códigos penales de Texas y la dedicación para defender el derecho de los ciudadanos con una defensa competente pueden ser lo único que se interponga entre usted y un castigo muy caro.

Puede usted comunicarse con nosotros al (512) 474-4445 o mediante nuestro formulario de contacto en línea.

¿Qué es el consentimiento implícito?

En resumen, el consentimiento implícito significa que, en virtud del hecho de que usted esté conduciendo un vehículo de motor en el estado de Texas, usted está dando su consentimiento para realizar una prueba de DWI a través de un alcoholímetro o de un análisis de sangre. En otras palabras, desde que usted enciende su auto significa que usted está de acuerdo con el proceso. Sin embargo, esto no significa que usted debe cumplir con la solicitud una vez que ésta sea hecha por un oficial de policía del estado de Texas o un sheriff local. En esencia, el consentimiento implícito le da a los agentes el derecho de solicitar el permiso de usted para aplicar el examen y si usted se niega, se le penalizará por el rechazo.

¿Puedo rechazar la prueba de sangre DUI?

Sí.

A pesar de tener idea del consentimiento implícito, usted todavía tiene el derecho, según la Cuarta Enmienda, de rechazar cualquier tipo de prueba química para determinar su nivel de alcohol en la sangre. En los últimos años ha habido una serie de incidentes en Texas donde las personas han sido obligadas o al menos coaccionadas a proporcionar una muestra a las autoridades que les arrestaban. Seamos claros en esto: la aplicación de la ley solo puede forzar una extracción de sangre bajo lo que se conoce como «circunstancias exigentes», que incluyen los siguientes casos:

  • Que el oficial que realiza el arresto tenga una causa probable y obtenga una orden para realizar el examen.
  • Que usted cuente con condenas previas por DWI.
  • Que usted haya estado involucrado en un accidente que haya resultado en lesiones para usted u otra persona.
  • Que usted haya estado involucrado en un accidente que haya dejado a alguien inconsciente o haya muerto.

Sin embargo, incluso en aquellas situaciones aparentemente más claras, un examen de sangre forzado puede ser rápidamente cuestionado. Si usted fue arrestado por DWI y posteriormente se le realizó un análisis de sangre sin su consentimiento explícito, comuníquese con Peek & Toland inmediatamente; la evidencia recolectada podría ser reprimida y declarada inadmisible.

¿Cuál es el castigo por rechazar un análisis de sangre?

Como se mencionó anteriormente, debido a que el consentimiento ya está implícito, negarse a tomar un examen de sangre dará como resultado la suspensión automática de su licencia de conducir por 180 días. Si ésta fue su segunda ofensa en el lapso de 10 años, es una suspensión automática de 2 años. Además, la mayoría de los tribunales considerarán el rechazo como un signo de culpabilidad potencial al emitir su juicio. En última instancia, rechazar o aceptar el examen es una elección personal, pero en algunos casos puede ser mejor si se acepta el examen y luego se cuestiona su validez en un tribunal abierto.

Su única defensa

Cuando usted se enfrente a una potencial acusación por DWI, es importante tener en mente una cosa: Usted puede superar todo esto. En Peek y Toland, hemos ayudado a decenas de personas que enfrentan tales cargos, recuperan sus vidas y vuelven a encarrilarse. Aunque la presión pueda parecer abrumadora en este momento, hay esperanza, y podemos ayudar. Llame a nuestra oficina hoy para programar una evaluación del caso gratuita y confidencial con nuestro equipo de defensa de DWI. Juntos les ayudaremos a usted y a su familia, combatiremos estas acusaciones y aseguraremos su libertad.

Llame a nuestra oficina al (512) 474-4445 hoy para obtener ayuda

Nuestro equipo está
listo para ayudar.

Llámenos al (512) 474-4445o complete este formulario para enviar un mensaje sobre su situación legal.