Defensa en casos de Deportación – AKA Cancelación de Expulsión

Sirviendo a la comunidad inmigrante en Austin

Enfrentarse a la deportación es una situación complicada y estresante para cualquier persona. Esa es solo una de las razones por las que es tan importante encontrar abogados de inmigración bilingües, serviciales y bien informados que estén dispuestos a representarle en su momento de necesidad. Las Oficinas Legales en Austin de Peek & Toland ofrecen asesoría experta y orientación en leyes de inmigración.

Si usted o alguien que usted ama enfrentan procesos de deportación o expulsión, entonces debe considerar buscar a un abogado que tenga conocimiento en este campo. La búsqueda de un abogado de inmigración es la solución ideal para cancelar la deportación. Un abogado experimentado le guiará y le orientará sobre todas sus opciones. Cuando una persona llega a enfrentar una deportación, inmediatamente sus opciones se tornan limitadas. Es por esto que es necesario que usted encuentre un abogado con experiencia que sepa cómo ayudarle con la cancelación de su deportación.

Aquí en Peek y Toland, trabajaremos arduamente para determinar exactamente cualquier posible elegibilidad con respecto a la cancelación de su deportación. Echaremos abajo el procedimiento completo contra usted y sus seres queridos, para que así el camino sea más fácil para ustedes. También le ayudaremos con toda la documentación y el papeleo, y le ayudaremos a preparar su solicitud para que usted tenga las mejores posibilidades de ganar su caso de deportación. Para hablar con uno de nuestros abogados de inmigración con experiencia de Austin, comuníquese a nuestras oficinas y estaremos más que dispuestos a ayudarle. Es hora de dejar de dudar.

CÓMO APELAR LA DEPORTACIÓN: 2 FORMAS

Hay dos métodos para que un o una inmigrante apele la deportación, demostrando que él o ella merecen la cancelación de la deportación usando una solicitud para la cancelación de la deportación.

La primera opción es una cancelación tradicional de expulsión/deportación para un o una residente no permanente.

La segunda opción es la cancelación para un o una inmigrante no permanente que ha sufrido abuso.

Para obtener más detalles sobre estas opciones y lo que podemos hacer por usted, comuníquese con nuestros abogados.

HISTORIAS DE ÉXITO: CANCELACIÓN DE EXPULSIÓN

JMA – 12/4/12 – Cancelaciones de expulsión/deportación – ¡GANAMOS! ¡El cliente se queda con su familia!

El cliente es un residente permanente legal que fue arrestado por conducir en estado inconveniente (DWI). Tenía varias condenas previas por robo de vehículo y posesión de instrumentos para producción de drogas. El cliente tiene familia en los EE.UU., una esposa embarazada y otros dos hijos de una relación anterior de quienes tiene la custodia. Nuestro equipo de Defensa Penal ayudó a nuestro Cliente a alegar su cargo por DWI, y así pudo seguir siendo elegible para la Cancelación de su Deportación. Luego, el equipo de inmigración de Peek & Toland intervinieron, argumentando ante el juez de inmigración que las condenas previas del cliente no eran delitos de vileza moral suficientes como para que se le negara la ayuda. El juez estuvo de acuerdo y canceló los procedimientos de deportación del Cliente, lo que le permitió quedarse con su familia en los EE. UU.

BES – 11/8/2012 – Cancelación de expulsión/deportación y residencia permanente legal lograda

El cliente es una persona indocumentada que había sido arrestada por agresión. Su esposa es ciudadana estadounidense y sus tres hijos son todos ciudadanos estadounidenses. La esposa del cliente es enferma crónica y discapacitada. El equipo de inmigración de Peek & Toland argumentó que el Cliente debía quedarse en los EE.UU., ya que estaba casado con una ciudadana estadounidense y tenía tres hijos dependientes de una ciudadana estadounidense, todos ellos sufrirían extremas dificultades si el Cliente fuera deportado. El juez estuvo de acuerdo y el Cliente se convirtió en residente legal permanente y ganó su cancelación de audiencia de deportación.

TCO – 30/06/11 – Cancelación de expulsión/deportación – ¡GANADA! ¡Al Cliente se le ha otorgado la Residencia Permanente!

El cliente había vivido aquí la mayor parte de su vida, pero tenía algunas infracciones penales que lo hacían elegible para deportación. Argumentamos al juez con el patrimonio que él tenía aquí en los EE.UU. y presentamos pruebas y testimonios de su buen carácter y valor para la comunidad y el juez se puso del lado de nosotros y nos otorgó la victoria y la cancelación de su deportación. Gran victoria que hoy permite a un cliente evitar ser deportado a un país que no conoce, ya que emigró desde que era un bebé de un lugar muy violento y peligroso, y lo que es más importante, logramos reunificarlo con su familia y se le ha permitido permanecer junto a ellos aquí ¡En los Estados Unidos!

Para determinar si usted es elegible para obtener excelentes resultados como estos, comuníquese a nuestra oficina. o puede leer más sobre nuestras experiencias con los clientes..

CANCELACIÓN DE DEPORTACIÓN PARA RESIDENTES NO PERMANENTES

El proceso de solicitud requiere que un o una inmigrante demuestre lo siguiente:

  • Que haya mantenido presencia física continua en los EE.UU. durante 10 años o más, antes de la Notificación de comparecencia,,
  • Que haya sido una persona de buen carácter moral,
  • Que no haya sido condenado(a) por una ofensa según la sección 212 (a) (2), 237 (a) (2) o 237 (a) (3) de la ley INA, y
  • Uno de los siguientes casos que resulte:
  • Que su expulsión haya resultado en privaciones excepcionales y extremadamente inusuales para su cónyuge, padre, madre o hijo(a) de tal inmigrante residente en los EE.UU., o legalmente residente, y por lo tanto, merezca un ejercicio favorable de discreción.

PRESENCIA FÍSICA CONTINUA

Para calificar para la cancelación de la expulsión, un individuo extranjero debe demostrar que ha tenido presencia física continua durante 10 años o más. El período de presencia física comienza cuando el inmigrante ingresa físicamente a Estados Unidos legal o ilegalmente. El período de presencia física finaliza cuando ocurre uno de los siguientes casos:

  • Que el inmigrante haya sido acusado(a) y puesto(a) en proceso de deportación o expulsión,
  • Que el inmigrante cometa una ofensa ya sea inadmisible o removible, o
  • Que el inmigrante haya salido de los Estados Unidos por un período mayor a 90 días consecutivos o 180 días en conjunto.

BUEN CARACTER MORAL

Para ser elegible para la cancelación de expulsión, un inmigrante deberá demostrar que es una persona de buen carácter moral. No existe una definición ideal para «buen carácter moral», sin embargo, la ley proporciona una definición de lo que no califica como «buen carácter moral».

La ley establece que los siguientes individuos no son personas de buen carácter moral:

  • Bebedores habituales
  • Prostitutas o Individuos involucrados en Vicios Comercializados,
  • Individuos que hayan sido condenados o admitidos en la comisión de un crimen que involucre bajeza moral,
  • Individuos con múltiples condenas criminales,
  • Individuos que hayan sido condenados o admitidos por comisión de delitos relacionados con sustancias controladas,
  • Traficantes de sustancias controladas,
  • Contrabandistas,
  • Individuos cuyos ingresos provengan principalmente de apuestas ilegales y personas declaradas culpables de dos o más delitos relacionados con el juego,
  • Cualquiera que haya dado falso testimonio para obtener beneficios de inmigrante,
  • Cualquier persona que haya estado confinada a una institución penal por 180 días o más en conjunto, y
  • • Cualquier persona declarada culpable de un delito grave según la ley INA §101 (a) (43).

Tome en cuenta esto: Esta lista no incluye personas que ya hayan sido calificadas como “No de buen carácter moral” de acuerdo con la ley de inmigración.

Además, cualquier persona condenada por un delito grave según la ley INA §101 (a) (43) tiene prohibido declararse como “de buen carácter moral” si la condena por delito grave se produjo a partir del 29 de noviembre de 1990.

Las siguientes personas tienen prohibido de por vida establecer un perfil de “buen carácter moral” con el propósito de cancelar la deportación:

  • Una persona condenada por asesinato,
  • Una persona que haya dado falso testimonio durante una entrevista de asilo,
  • Una persona que haya ayudado a contrabandear ilegalmente a un cónyuge y/o a un menor a los Estados Unidos,
  • Una persona que haya estado recluida en la cárcel del condado por un período de 365 días o más,
  • Una persona declarada culpable de amenazas terroristas, y
  • Una persona a la que se le haya ordenado que se retirara de los EE.UU. y aun así solicite la admisión dentro de los 5 años posteriores a la fecha de su expulsión.

DELITOS CONDENADOS SEGÚN LA LEY INA §§ 212 (A) (2), 237 (A) (2), O 237 (A) (3)

Aquellos que son condenados por ofensas según la ley INA §§212 (a) (2), 237 (a) (2), o 237 (a) (3) no son elegibles para la cancelación de expulsión. Las siguientes condenas por delitos se incluyen en esta lista:

  • Delitos relacionados con depravación moral,
  • Violaciones en casos de sustancias controladas,
  • Prostitución o un vicio comercializado
  • Delitos con armas de fuego
  • Delitos de violencia doméstica
  • Documento fraudulento
  • Falsificación de documentos, o
  • Falta de registro en el gobierno.

DIFICULTAD EXCEPCIONAL Y EXTREMADAMENTE INUSUAL

Para ser elegible para la cancelación de su deportación, el solicitante debe demostrar que su expulsión tendría como consecuencias las privaciones excepcionales y extremadamente inusuales para su cónyuge, padre, madre o hijo(a) estadounidense o cónyuge residente legal permanente del solicitante. Extrema dificultad se determina por la edad del individuo, los lazos familiares en los EE.UU. y en el extranjero, la duración de la residencia en los EE.UU., la condición de salud, las condiciones en el país al cual el extranjero(a) fue regresado(a), las condiciones económicas y políticas en el país nativo del solicitante, estado financiero incluyendo vínculos comerciales y ocupacionales, la posibilidad de otros medios de ajuste de estatus, posición en la comunidad, lazos comunitarios y el historial de inmigración del individuo.

La BIA en 2001 definió las dificultades «excepcionales y extremadamente inusuales» como verdaderamente excepcionales, pero no desmedidas dificultades. En otras palabras, las dificultades que enfrente un individuo deberán darse substancialmente más allá de lo que ordinariamente se esperaría como resultado de la deportación. En general, que el nivel de vida generalmente más bajo haya sido insuficiente como para apoyar el hallazgo de dificultades excepcionalmente inusuales.

Si usted o su familiar se enfrentan a procedimientos de deportación, comuníquese a nuestra oficina para hablar con un abogado de inmigración con experiencia, para estudiar sus opciones.

CANCELANDO LA DEPORTACIÓN A INMIGRANTES NO PERMANENTES VÍCTIMAS DE ABUSO

Quién califica

Un o una inmigrante que ha experimentado maltrato o haya sido expuesto(a) a crueldad extrema en los Estados Unidos por su cónyuge o padre/madre estadounidense o ciudadano(a) residente legal permanente.

Un inmigrante que sea padre o madre de un hijo(a) de un ciudadano(a) estadounidense o un residente permanente legal, y que el menor haya experimentado maltrato o haya sido expuesto(a) a crueldad extrema en los Estados Unidos por un ciudadano(a) estadounidense o un padre/madre residente legal.

Presencia física

El o la inmigrante mantuvo una presencia física continua en los EE.UU. durante 3 o más años antes del Aviso de comparecencia.

Buen carácter moral

El o la inmigrante ha sido una persona de buen carácter moral.

Sin Condenas por Delito Grave

El o la inmigrante no ha sido condenado(a) por un delito grave.

No es inadmisible o no es elegible para deportación

El o la inmigrante es inadmisible según la sección 212 (a) (2) o 212 (a) (3) de la ley INA, y no puede ser deportad(a) según la sección 237 (a) (1) (G) o la sección 237 (a) (2) – (4) de la ley INA.

Merecedor(a) del ejercicio favorable de discreción

El o la inmigrante merece un ejercicio favorable de discreción en su solicitud.

Dificultad extrema

La remoción del o la inmigrante tendrá consecuencias de dificultades extremas para él o ella o su hijo(a) y/o de un ciudadano(a) estadounidense o un/una residente permanente legal.

El inmigrante es un menor cuya eliminación daría lugar a dificultades extremas para él o ella o para sus padres.

VIOLENCIA O CRUELDAD EXTREMA

Para ser elegible para la cancelación de la expulsión de un(a) inmigrante no permanente abusado(a), uno debe demostrar que fue maltratado(a) o sufrió crueldad extrema o que su hijo(a) fue maltratado(a) o sufrió crueldad extrema por un ciudadano(a) de los EE.UU. o un residente permanente legal. La violencia o crueldad extrema incluye, pero no se limita a:

  • Actos de violencia,
  • Detención forzada que resulte en daño físico o mental,
  • Amenazas de daño físico o mental,
  • Abuso psicológico, y
  • Abuso sexual

DIFICULTAD EXTREMA

Uno de los elementos para justificar la cancelación de la expulsión de un(a) inmigrante no permanente víctima de abuso es una dificultad extrema. La edad del o la solicitante, la duración de la residencia en los EE.UU., los lazos familiares en los EE.UU. y en el extranjero, la salud del o la solicitante y los familiares calificados, el estado financiero, el oficio o profesión del o la solicitante, los vínculos con la comunidad, las condiciones económicas y políticas en el país de origen, el historial de inmigración y la posición del o la solicitante en la comunidad son factores que pueden ser utilizados para determinar las dificultades extremas.

Al determinar las dificultades extremas, el juez de inmigración también podría considerar lo siguiente:

  • Gran extensión de las consecuencias físicas y psicológicas del abuso,
  • El efecto de la pérdida de acceso a los tribunales de los EE.UU. y al sistema de justicia penal, incluyendo la capacidad de obtener y hacer cumplir una orden de protección.
  • La posibilidad de que los amigos y familiares del agresor(a) u otras personas relacionadas con el agresor(a) en el país de origen puedan dañar física y psicológicamente al solicitante,
  • Las necesidades del o la solicitante, o las de los hijos del o la solicitante, de servicios sociales, médicos, de salud mental u otros servicios de apoyo que puedan requerirse como resultado de la violencia doméstica y que no estén disponibles o no estén accesibles en el país de origen,
  • La existencia de leyes y prácticas sociales en el país de origen que castiguen al o la solicitante porque él o ella ha sido víctima de violencia doméstica o ha tomado medidas para salir de una situación de abuzo,
  • La capacidad la persona abusadora de viajar al país de origen, y
  • La disposición o la capacidad de las autoridades para proteger al o la solicitante en el país de origen.

Que él o ella no sean inadmisibles bajo la sección 212 (a) (2) o 212 (a) (3) de la ley INA,

  • Que él o ella no puedan ser elegibles para deportación bajo la sección 237 (a) (1) (G) o la sección 237 (a) (2) – (4) de la ley INA,

DELITOS INADMISIBLES Y DELITOS ELEGIBLES PARA DEPORTACIÓN

Para calificar en las cancelaciones de expulsión de un(a) inmigrante no permanente víctima de abuso, un individuo debe demostrar que no ha cometido algún delito inadmisible o algún delito elegible para su deportación.

Los crímenes inadmisibles incluyen crímenes de vileza moral, violaciones de sustancias controladas o prostitución. Mientras que las ofensas elegibles para deportación incluyen ofensas que afectan a los siguientes tipos de individuos:

  • Aquellos que han estado involucrados en fraude matrimonial,
  • Los condenados por delitos de bajeza moral,
  • Los condenados por delitos agravados,
  • Aquellos involucrados en vuelos de alta velocidad desde puestos de control de inmigración,
  • Los condenados por violaciones de sustancias controladas,
  • Drogadictos y adictos,
  • Los condenados por delitos con armas de fuego,
  • Los condenados por abuso doméstico, acoso o abuso infantil,
  • Aquellos que han violado porciones de órdenes protegidas que estaban destinadas a proteger contra amenazas de violencia o lesiones corporales,
  • Aquellos que son elegibles para deportación por no informar al gobierno, y
  • Aquellos que son elegibles para deportación por fraude documental.

Si usted o un miembro de su familia se enfrentan a procedimientos de deportación o enfrentan una deportación, comuníquese a nuestra oficina para hablar con un abogado de inmigración con experiencia, para estudiar sus sus opciones.

 

Nuestro equipo está
listo para ayudar.

Llámenos al (512) 474-4445o complete este formulario para enviar un mensaje sobre su situación legal.